Alumnos de la Universidad de Puerto Rico se reunieron para analizar el aumento de cuotas.

Dicen no a nuevas becas

SAN JUAN, Puerto Rico - Las protestas contra el aumento de las matrículas en la Universidad de Puerto Rico (UPR) comenzaron este martes con una concentración en una de las principales autopistas de la isla caribeña, lo que provocó retenciones en el acceso a la capital.

Los estudiantes mostraron así su descontento por la nueva cuota de 800 dólares de matrícula que entrará en vigor a partir del próximo mes de enero, uno de los puntos sin resolver tras la huelga de dos meses que cerró las puertas de la UPR la pasada primavera.

Los manifestantes mostraron este martes también su rechazo a la beca aprobada anoche en el Senado, que supondrá la entrega de 30 millones de dólares a estudiantes provenientes de familias con bajos ingresos, al considerar la medida excluyente.

Los campus de Río Piedras, Humacao, Cayey y Arecibo celebrarán hoy asambleas de estudiantes para evaluar varios temas, entre ellos el del aumento de 800 dólares de la próxima matrícula.

Las reuniones son las primeras tras el fin de una huelga que paralizó la UPR durante 62 días, cuyo fin, sin embargo, no acabó con el desacuerdo sobre el aumento de las matrículas que ahora vuelve a salir a la luz meses después.

La vicepresidenta de Asuntos Académicos de la UPR, Ibis Aponte, advirtió de que una nueva paralización del centro académico pondría en peligro los 250 millones de dólares anuales que recibe la Universidad y de los que se beneficia el 75 por ciento de los estudiantes.

Aponte recordó que tras la interrupción de la actividad durante dos meses, las autoridades federales educativas advirtieron a la UPR de la posible pérdida de su certificación y de los fondos que recibe anualmente.

Una asamblea de estudiantes ratificó el pasado junio un acuerdo con la dirección de la UPR que puso fin a una huelga que atrajo la atención del país durante dos meses.

Los estudiantes aprobaron entonces en asamblea un voto de huelga preventivo, condicionado a que no se aumentará el precio de las matrículas en enero.

La dirección universitaria cifró en un millón de dólares el coste diario del cierre del principal centro universitario del país.